Sony ya no quiere subsidiar los lentes 3D en cines

Ver una película de cine en tecnología 3D podría subir de precio, debido a que los estudios de Hollywood y las cadenas de cine ya no desean hacerse cargo del costo por la gafas 3D, necesarias para visualizar este tipo de películas. Al momento Sony ya dejó sentadas esta posición y de tener respaldo en otras compañías, finalmente los usuarios tendrían que pagar por sus propias gafas especiales para ir al cine.

En un comunicado, Sony aseguró que dejará de abonar los 45 centavos por entrada a la empresa RealD para cubrir el precio de la gafas, un movimiento que ha provocado que las cadenas de cine hayan amenazado con dejar de proyectar las películas en 3D si eso sucede. El interés de Sony por abandonar este importe se debe a que representa un desembolso de diez millones por película.

La actual crisis económica que también está golpeando fuerte a la industria cinematográfica representa un dilema a los estudios frente al uso de la tecnología 3D. Mientras por un lado existe una disminución del público en las salas 3D, debido a la dudosa calidad de la conversión de algunas cintas; por el otro las correctas conversiones le pueden significar buenas recaudaciones, como el reestrenado Rey León de 1994, que en tres dimensiones ya ha recaudado 65 millones de dólares.

Pero no se debe perder de contexto que estos ingresos se ven disminuidos por el costo de las gafas especiales. ¿Deberían los usuarios pagar por estos dispositivos?  En algunos países los usuarios que pagan por los lentes 3D pueden volver a usarlos cuando quieran ver otra película en el cine.

Leave a Reply

Required fields are marked *.