Los disturbios en Inglaterra, el Twitter y Blackberry

El inicio de esta semana se vió interrumpido por el inicio de una ola de violencia en la zona de Tottenham en Londres. Y mientras la confusión sigue generando caos y nadie se explica el cómo y el porqué de estos disturbios, varios ya se animaron a hallar como primeros responsables a Twitter y sobre todo a Blackberry. ¿Tanto es el poder de convocatoria de estos nuevos medios como para generar un caos que no se veía en Inglaterra desde 1981?

Primero debemos poner en contexto que estos medios son solo eso, medios. No comunican por si solos sino que necesitan una idea que fluya por sus redes.  Ahora ¿Cuál es el papel que están desempeñando en estos disturbios?

El sistema de microblogging Twitter se usó para dar a conocer segundo a segundo (porque el minuto a minuto es exclusividad de los ‘antiguos medios’) los pormenores de la escalada de violencia, así como convocatorias para el desorden y el saqueo, pero en su gran mayoría están eran simplemente bromas y hechas no por rebeldes sin causa, sino simplemente por gente bien resguardada en su casa y tirada en el sofá.

El rol de Blackberry parece más activo. La mayoría de los jóvenes participantes en los desmanes son usuarios de Blackberry y se comunicaron usando el sistema de comunicación BlackBerry Messenger (BBM). Al conocerse esta notica, algunas reacciones fueron desproporcionadas, como la del político inglés Patrick Mercer, quien pidió en entrevista con la BBC que se bloquee el servicio de mensajería instantánea de Blackberry.

Por su parte Research in Motion (RIM), fabricante de Blackberry, se comprometió a ayudar a las autoridades en cumplimiento con el Reglamento de la Ley Investigadora de Facultades (RIPA). Esto permite acceder a los mensajes privados que se relacionan con la comisión de un delito. La respuesta de los ‘civiles’ no se hizo esperar y el blog de RIM fue hackeado por un grupo llamado TeaM0ison.

Al parecer el rol de  Twitter y Blackberry fue de una red de reclutamiento para el caos, pero sin una cabeza visible que organice esto. Una convocatoria de la ‘violencia por la violencia’, porque al no existir hasta el momento ninguna demanda política en los manifestantes, esto se vuelve algo inexplicable y tomará años a los expertos dar con las causas concretas, si es que existiesen.

Ahora ¿Por eso se debe condenar Twitter, Blackberry y a otros nuevos medios?. La respuesta es un sencillo no. Porque si ahora la violencia se sirvió de estos para su propagación sin precedentes, debemos recordar que en contraparte juegan un rol de resistencia en países con censura a la libre información, como el caso de Siria y otras naciones árabes que se han visto recientemente en revueltas civiles.

Es algo tan simple, una de esas verdades de Perogrullo que existen desde que se inventó la imprenta, todo depende del uso que se le dé al medio. Y si estos se utilizan para generar una violencia sin sentido, tal vez debemos pensarlo bien y hallemos que lo que esta está mal en realidad es la sociedad.

Leave a Reply

Required fields are marked *.